#3 TEORÍA DE MATÍAS ANTOLÍN 

CULPABLES: ESCOBEDO Y ANASTASIO

Matías Antolín, periodista de investigación del crimen, intercambió numerosas cartas y conversaciones con el que pasó a ser su amigo, Rafael Escobedo. Antolín trabajó en los diarios El País, El Mundo, Diario 16, ABC, El Sol y Liberación. También fue escritor de las revistas Tiempo y Tribuna. Colaboró para TVE y Antena 3 en televisión, y RNE, Cadena Cope y Onda Cero en radio. 

 

Antolín tenía una tesis muy clara: “solos y sin compañía de otros, los asesinos de los Marqueses de Urquijo se llaman Rafael Escobedo y Javier Anastasio de Estepona”. 

 

Matías Antolín defendió la inocencia de Rafael Escobedo hasta que comenzaron las teorías de que los culpables podían ser su padre, Miguel Escobedo, y su amigo Mauricio López-Roberts, por ser ambos cazadores. Entonces habló con su amigo Rafi y este le dijo: “si me ha salido un tiro de cazador ha sido de chiripa. Cuánto me alegro porque yo no he cazado en mi vida”. 

 

El periodista defendió la inocencia de Myriam de la Sierra, a la que pidió perdón por las declaraciones que transmitió de Rafael Escobedo en las que involucraba a su ex mujer. 

 

Matías Antolín afirma que el móvil del crimen era el amor enfermizo de Rafael Escobedo por Myriam de la Sierra, puesto que pensaba que si la hija de los marqueses recibía la herencia dejaría a su nuevo marido para volver con él. 

 

Antolín siempre acusó a Javier Anastasio de ser coautor del crimen y este nunca le puso una querella tras la prescripción del asesinato, argumento suficiente para su inculpación. 

 

El periodista asegura que Rafi se suicidó en su celda, aunque sí recibió ayuda de sus compañeros. Pero él se despidió del periodista, le dio el poco dinero que tenía y le enseñó su testamento, pruebas que Antolín considera una clara despedida previa a su muerte planeada. También afirma que Rafael Escobedo no murió por cianuro, puesto que es un elemento difícil de conseguir y que nadie le pudo llevar. 

 

La muerte de los marqueses estaba planeada. Rafael Escobedo y Javier Anastasio cenaron en El Espejo, bebieron champán y consumieron cocaína: “él los mata a sangre caliente”. Antolín cree que Escobedo mató a los marqueses porque sus hijos tenían una mala relación con ellos por su condición de tacaños. Rafael pagaba los caprichos de Myriam y las prostitutas de Juan. 

 

“Si de verdad él no lo hubiera hecho, yo estaría todavía, como periodista y como amigo, luchando por descubrir a los asesinos de los Marqueses de Urquijo. Que nadie lo dude”.